Buscar:
Edición:
Ensayos
15-May-2019
El “Efecto Fredo” y los Comportamientos Disfuncionales en las Empresas Familiares
Investigadores explican el “Efecto Fredo” señalando que las familias empresarias tienen el comportamiento disfuncional de contratar a familiares en puestos para los cuales no están capacitados, con la lógica consecuencia de perjudicar el normal desarrollo de los negocios. Estos estudios confirman la existencia y consecuencias perjudiciales en el desempeño de la empresa familiar, demostrando que generan pérdidas en las organizaciones por más de USD 20 mil millones cada año, así como el 30% de las fallas comerciales. Presenta las lecciones aprendidas Enrique Mendoza del DBA CENTRUM PUCP, del curso Metodología de Investigación Cualitativa, profesora Beatrice Avolio.
El “Efecto Fredo” y los Comportamientos Disfuncionales en las Empresas Familiares

El impacto de los comportamientos disfuncionales en las empresas familiares por parte de sus integrantes ha sido estudiada en los últimos años (Kidwell, Kellermanns & Eddleston, 2012; Kidwell, Eddleston, Cater III, & Kellermanns, 2013), presentando lo que denominan “el efecto Fredo”, haciendo referencia al hermano mayor de Michael Corleone en la película “El Padrino” basada en la obra maestra de Mario Puzo. En esta trilogía de Hollywood, Fredo era el hijo consentido de la familia “empresaria” Corleone, ya que le pasaban por alto sus continuas fallas cuando asumía alguna responsabilidad en los “negocios” familiares. En la película se puede apreciar que, en una primera etapa, Fredo fue asignado para proteger a su padre, Don Vito, el patriarca y fundador de las actividades “empresariales” del grupo familiar. Cuando ocurrió un atentando contra su padre, Fredo no supo enfrentar la situación, ni siquiera pudo sacar su arma para respoder el ataque, quedando su progenitor al borde de la muerta. Frente a este hecho (mientras se recuperaba Don Vito) su hermano Sonny, quien habia quedado como líder interino, envió a Fredo a Las Vegas para dirigir y gestionar los hoteles de la familia, con la finalidad de alejarlo de las operaciones principales.

En este nuevo cargo tampoco alcanzó buenos resultados, por esa razón cuando asumió el liderazgo el último de sus hermanos, Michael, este lo relevó de sus funciones por incompetencia y falta de disciplina al frente del manejo de los negocios de esparcimiento. Al final, estas continuas frustaciones e insatisfacción personal por su rol dentro de los negocios familiares llevan a Fredo a traicionar a su familia, entregando a su hermano Michael, quien también sufre un atentado por información brindada por Fredo.

Los investigadores explican este efecto señalando que las familias empresarias tienen el comportamiento disfuncional de contratar a familiares en puestos para los cuales no están capacitados, con la lógica consecuencia de perjudicar el normal desarrollo de los negocios (Kidwell, et. al., 2013). Agregan además que los padres por su cultura altruista manipulan las prácticas de gestión de recursos humanos para beneficiar a sus hijos que trabajan en la empresa, por cuanto ofrecen promociones y recompensas sin tener en cuenta el desempeño laboral de los familiares, pasan por alto comportamientos incorrectos sin ejercer acciones correctivas, aplican incentivos excesivos para retener a los integrantes de la familia y evitar que abandonen la empresa familiar (Kidwell, et. al., 2017).

Estos estudios confirman la existencia y consecuencias perjudiciales de los comportamientos disfuncionales en el desempeño de la empresa familiar, demostrando que generan pérdidas en las organizaciones por más de USD 20 mil millones cada año, así como el 30% de las fallas comerciales (Eddleston & Kidwell, 2012). Pero frente a esta realidad, ¿es posible enfrentar a un Fredo dentro de la familia empresaria? Nuestra experiencia e investigación sobre este tema nos dicen que sí. No es una tarea fácil por supuesto, en la mayoría de los casos toma tiempo gobernar de manera adecuada estos tipos de comportamientos dentro de la empresa familiar, pero sí es posible, sobre todo cuando la familia empresaria se asegura de crear un contexto organizacional profesional para la toma de decisiones respecto de este tipo de problemática. Como se puede ver en la Figura 1, los líderes de las empresas familiares deben garantizar, mediante espacios de reflexión, debate y toma de decisiones, el establecimiento de políticas de control A priori para contratar a familiares en los negocios de la familia, así como Políticas de Control A posteriori, en caso los familiares ya se encuentren trabajando dentro de la empresa. Este modelo nos dice que resulta necesario aplicar a los familiares los mismos estándares que a los ejecutivos no familiares tanto para la contratación, así como en el caso que ya se encuentren cupliendo algún rol ejecutivo dentro de la empresa.

Figura 1. Modelo para enfrentar un “Fredo” en una empresa familiar.

Asimismo, es importante que los integrantes de las siguientes generaciones, en procesos de sucesión de liderazgo, tengan claro los cargos o roles que van a cumplir en la familia o los negocios, sobre todo teniendo en cuenta sus intereses individuales, los mismos que van desde intereses personales, así como profesionales y empresariales. Estos deben ser identificados y discutimos para buscar satisfacerlos pero dentro de un contexto organizacional profesional.

Adicionalmente, no se puede olvidar que estos procesos de establecimiento de políticas, deben estar acompañados de la creación de un Consejo Familiar, órgano de gobierno necesario en la etapa de implementaciónde de dichas políticas, ya que por su naturaleza consensual y participativa, permite que los integrantes de la familia empresaria puedan reflexionar, debatir y tomar decisiones respecto de los problemas que surjan al momento hacer cumplir las políticas laborales, más aún cuando se tiene un “Fredo” dentro de la familia, resultando necesario que este participe en dicha instancia para que tome consciencia de su actuar y los efectos negativos en el normal desarrollo de los negocios.

Por último, no podemos dejar de mencionar que hasta en las mejores familias puede existir un Fredo, por lo que se recomienda siempre enfretarlo, dejar claro que sus comportamientos van a generar sanciones y que en caso sea difícil su manejo, el despido o en un caso extremo, su exclusión como accionista, son opciones valederas en pro de la unidad familiar y la competitividad de los negocios. Winston Churchill siempre criticaba a Neville Chamberlain, su antecesor, diciendo: "Se le dio una opción entre la guerra y el deshonor. Escogió la deshonra y tendrá la guerra de todos modos". Esto puedo suceder si no se toma acción sobre el dilema que se presenta al tener un Fredo en la familia empresaria.

Nota. Para leer el Ensayo completo. Hacer clic.

Lo más leído

Developed by VIS