Buscar:
Edición:
Artículos
17-Jul-2019
Robert Kiyosaki: Padre Rico, Padre Pobre
“La riqueza es cuestión de actitud, que debes seguir un camino con determinación, hasta alcanzar el éxito.” El secreto del éxito, según Kiyosaki, es apostar por negocios que generan dinero de forma sistemática, lo que él llama “ingresos pasivos o residuales”. Uno no puede hacerse rico ahorrando, porque sería un proceso demasiado lento. Uno se enriquece invirtiendo en activos (reales o financieros) “cubiertos” con inteligencia, para minimizar el riesgo.
Robert Kiyosaki: Padre Rico, Padre Pobre

Nacido en Hawai (EE.UU) de padres japoneses, Robert Kiyosaki ha publicado 16 best sellers  y vendido un total de más de 27 millones de ejemplares en 51 idiomas. Entre sus principales títulos destacan:

- Padre Rico, Padre Pobre (1997),

- El Cuadrante del Flujo de Dinero. Guía del Padre Rico hacia la Libertad Financiera (1998),

- Guía para Invertir. En que invierten los ricos ¡a diferencia de las clases media y pobre! (2001),

- Padre Rico, Padre Pobre,  para Jóvenes (2005) y

- Queremos que seas Rico (junto a Donald Trump) (2007).

Hoy nos centraremos en su primer best seller: “Padre Rico, Padre Pobre”.  Gracias a él ganó su fama de educador/divulgador financiero. En él, Kiyosaki afirma que la riqueza es cuestión de actitud, que debes seguir un camino con determinación, hasta alcanzar el éxito.  Que es falso que tengas que diversificar (y ser inconstante o disperso en el esfuerzo empresarial). Además, a lo largo de ese camino, sólo tienes una brújula viable: tu inteligencia de negocios, que determina tu capacidad para invertir y gestionar activos crecientes sin riesgo.

El secreto del éxito según Kiyosaki, es apostar por negocios que generan dinero de forma sistemática,  lo que él llama “ingresos pasivos o residuales”. Frente a los ingresos lineales Y = F (X) donde “Y” es la riqueza obtenida en un tiempo “t” por la cantidad de trabajo empleado “X”; los ingresos pasivos o residuales generan un flujo continuo de ingresos, a partir de un único y meritorio esfuerzo inicial que se perpetúa en el tiempo con cada vez menor esfuerzo o coste de oportunidad. Por ejemplo, alquileres de viviendas, con seguro de daños e impagos (para reducir los riesgos). Alquileres de locales comerciales (cuya compra, más costosa que la de una vivienda,  se compensa con sus mayores rendimientos por m2), los Fondos de Inversión, los Dividendos de Acciones, etc., etc…

KIYOSAKI, Robert. 2017. Padre Rico, Padre Pobre. Madrid, Aguilar (Edición 20 Aniversario). Izquierda, portada. Derecha: Esquema explicativo en el interior (p.93).

Uno no puede hacerse rico ahorrando, porque sería un proceso demasiado lento. Uno se enriquece invirtiendo en activos (reales o financieros) “cubiertos” con inteligencia, para minimizar el riesgo. Si usted tiene un sistema para invertir, a largo plazo, será un líder, un ganador, aunque pueda sufrir algún percance coyuntural: Henry Ford quebró 5 veces antes de morir multimillonario. Steve Jobs fue despedido por su propia empresa. Donald Trump perdió en una crisis 1.000 Millones de USD, etc., etc…  ¡y todos ellos se recuperaron porque tenían un método para enriquecerse de forma sistemática! 

El negocio no consiste en conseguir más y más dinero. El negocio se basa en conseguir más y más activos. Y dichos activos, mientras generen ingresos pasivos o residuales, terminarán dándonos más y más dinero, haciéndonos sistemáticamente más y más ricos. Los beneficios empresariales siempre serán mucho mayores que los intereses bancarios de nuestro dinero, el secreto es asumir riesgos controlados (cubiertos) que sean rentables.

Si bien el libro adolece de emplear tácitamente muchos conceptos académicos sin exponerlos (por ejemplo, el de “apalancamiento financiero”), es sin duda, una lectura formativa y motivadora para todo emprendedor. 

Concluimos con una frase del mismo libro, que lleva el inconfundible sello de Kiyosaki:

“Los ricos no trabajan por dinero. El dinero trabaja para los ricos”.

Lo más leído

Developed by VIS